La morosidad de los créditos hipotecarios concedidos a las familias españolas para adquirir una vivienda se situó en septiembre de 2009 en el 3,04 por ciento, casi el doble que un año antes, cuando fue del 1,84 por ciento, según los datos publicados hoy por la Asociación Hipotecaria Española (AHE).