La morosidad del crédito al consumo cerró 2009 en el 6,9%, el doble que hace un año cuando se situó en el 3,07%, aunque este ratio descendió en el último trimestre del año en 0,24 puntos, según datos hechos públicos por el Banco de España.