La tasa de morosidad de los préstamos concedidos por las entidades financieras para actividades inmobiliarias se disparó en 2008 hasta el 6,09%, lo que supone multiplicar por doce la tasa registrada al cierre de 2007, cuando se situó en el 0,52%, según datos del Banco de España. El saldo de préstamos dudosos a promotores se situó al final del año en 19.390 millones de euros, frente a los 1.599 millones que suponían un año antes.
Estas cifras incluyen la deuda del concurso voluntario de acreedores de Martinsa-Fadesa, presentado en julio.

La tasa de morosidad de los promotores al final del año es alrededor de un punto y medio porcentual superior a la registrada al término del tercer trimestre de 2008, cuando los impagos de los promotores suponían el 4,57% del saldo de créditos que les concedieron las entidades financieras, y alcanzaban los 14.417 millones de euros, unos 5.000 millones menos.

Por entidades, las cajas de ahorros registraban la tasa de morosidad más alta en el segmento, que se situaba al cierre del año en el 7,02%. Los bancos, por su parte, tenían una mora en los créditos para actividades inmobiliarias del 4,93%.

Para las empresas constructoras, esta ratio se situó al cierre del año en el 4,91% de los créditos, frente al 0,72% de los créditos que suponían los impagos un año atrás. En este apartado, los bancos registraron una mora del 4,34% y las cajas de ahorros, del 5,36%.

MORA DEL 2,36% EN HIPOTECAS


Los impagos en los créditos para la adquisición de vivienda con garantía hipotecaria alcanzaron el 2,36% del saldo total, que ascendía a 31 de diciembre a 606.189 millones de euros.

El saldo de dudosos en los préstamos para la compra de vivienda con garantía hipotecaria aumentó en doce meses en 10.153 millones de euros, hasta superar los 14.300 millones de euros al cierre del año.

En este capítulo, las cajas también se llevaron la peor parte y registraron una mora en los créditos para la compra de vivienda con garantía hipotecaria del 2,82%, frente al 0,83% que suponía un año atrás, y el saldo de dudosos alcanzó los 9.365 millones de euros.

En el caso de los bancos, la morosidad se situó en el 1,67% del total de créditos concedidos en 2008 para adquirir una vivienda con garantía hipotecaria, al tiempo que el saldo de préstamos dudosos de estas entidades se colocó en los 3.920 millones de euros.

La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito a particulares y empresas subió en enero hasta el 3,79%, nivel que no alcanzaba desde hace doce años.