La liquidez de General Motors Corp. ha caído por debajo de 10.000 millones de dólares, según informó el lunes una persona familiarizada con la situación. La situación de liquidez pone de relieve el mal estado del modelo de negocios de la automotriz, en medio de la caída en las ventas y la dura competencia presentada por otros fabricantes globales de autos. Los niveles de efectivo de la compañía en bancarrota se encuentran ahora muy por debajo de lo que necesitaría para operar por sí misma. Sin los 20.000 millones otorgados por el Gobierno de Estados Unidos, el panorama de GM sería aún peor. GM tenía más de 24.000 millones en liquidez a finales del primer trimestre de hace un año, en tanto las operaciones fuera de Estados Unidos de la compañía contribuían a contrarrestar las multimillonarias pérdidas en Norteamérica. A finales de marzo, GM tenía 11.600 millones en liquidez, que probablemente fueron contrarrestados por préstamos federales.