Un juez ha decidido cerrar el caso contra 13 ex ejecutivos de la firma consultora KPMG, en una investigación sobre refugios fiscales fraudulentos. El juez señala que los derechos constitucionales de los ejecutivos habían sido violados, de manera que cierra el caso dos años después de que KPMG -una de los mayores estudios contables mundiales- acordara pagar 456 millones de dólares para alcanzar un acuerdo sobre una investigación federal sobre refugios fiscales. Sin embargo, continúa el juicio contra otros tres empleados de KPMG acusados de defraudar al gobierno con programas destinados a establecer refugios fiscales fraudulentos para grandes inversores, entre 1996 y 2002.