La Junta de Accionistas de Vueling, que se celebrará el próximo día 26, deberá valorar las condiciones contractuales del banco de inversiones Rothschild y del gabinete de imagen, a quienes la dirección de la compañía encargó analizar las opciones estratégicas de futuro. En un comunicado, la aerolínea ha incluido en el orden del día de la Junta de accionistas tres nuevos puntos referidos a la contratación del citado banco de inversiones, "a petición de un accionista con un porcentaje de capital social superior al 5%", cuyo nombre no se especifica.
Durante la junta, los responsables de Vueling deberán informar a los accionistas sobre la contratación del banco de inversiones Rothschild y del gabinete de imagen, la fecha de los contratos, órganos que los autorizaron, el objeto de los mismos, el coste de los servicios y la información emitida por la entidad. También deberá valorar y votar sobre si estos contratos "han obedecido a conveniencias de interés social" y la repercusión en los costes que haya soportado la compañía, así como la "reparación de los daños", si los ha habido. Vueling contrató el pasado octubre los servicios del banco de inversión Rothschild y de un gabinete de imagen para que colaborase "de forma activa" en el examen "de las opciones estratégicas que se plantea en estos momentos la empresa". En un comunicado que remitió en ese momento a la CNMV, la aerolínea aseguraba cumplir así con el mandato del último consejo de administración de la compañía, que se reunió en octubre. Rothschild debía trabajar para mejorar el plan estratégico de Vueling y buscar "soluciones efectivas" que favorecieran "a todos los accionistas de la compañía" con el objetivo de presentarlas en la junta de accionistas extraordinaria, forzada por el accionista de referencia, la familia Lara, para el 26 de noviembre. Vueling perdió 32,4 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, frente a los números rojos de 1,5 millones registrados en el mismo período de 2006, según datos facilitados por el consejero delegado de la compañía, Carlos Muñoz