Agre, el grupo inmobiliario brasileño controlado por Enrique Bañuelos, obtuvo un beneficio neto de 172,07 millones de reales brasileños (unos 71,8 millones de euros) en 2009, lo que supone casi multiplicar por siete (+561%) el resultado conjunto de 2008 de las tres inmobiliarias que con su fusión dieron lugar a la actual compañía. El resultado ajustado a extraordinarios se situó en 203,32 millones de reales (84,85 millones de euros) y multiplica por casi por ocho al del ejercicio precedente.