Después de que el Banco de México redujese los tipos de interés en México un 0,25%, el país ha registrado una bajada en la inflación anualizada, que descendió ligeramente en agosto alcanzando su nivel más bajo en los últimos 7 meses. El dato se encuentra dentro del pronóstico de los expertos de la autoridad monetaria, que tras el recorte de los tipos estimó que el IPC descendiera levemente. 
Al final la intervención tuvo su respuesta. La inflación interanual en México ha descendido en el último mes situándose en un 3,46% en agosto, después del 3,47% del mes anterior, según informó el Instituto Nacional de Estadística mexicano. El nivel que ha mostrado, aunque ha estado en consonancia a lo que esperaban los miembros del Banco Central, bate las estimaciones de los analistas que creían que la tasa aumentaría un 3,51%.

El índice de inflación subyacente -el que no mide el precio del petróleo y los alimentos frescos- se situó en un nuevo mínimo de 2,37%, en un reflejo de la ausencia de presiones en los precios, tras registrar su quinto descenso mensual consecutivo. Por su parte, la institución mexicana se ha marcado el objetivo de situar el nivel de inflación en torno a un 3% de aquí a final de año.

Por su parte, estas cifras llegan después de que el BCM bajase los tipos de interés un 0,25% el pasado viernes. Cuando el mes anterior estaban en el 4%, el nivel ha caído hasta un 3,75%. Los expertos de Barclays creen que la autoridad monetaria podría recortar un cuarto de punto más en su reunión en octubre. (Ver: noticia)

En este sentido, el peso ha reaccionado en la última semana con una bajada con respecto al dólar. Si en lo que va de año desciende más de un 20% con la divisa americana, durante los últimos 7 días ha bajado más de un 1%.