La tasa de inflación definitiva de la zona euro subió al 2,5% en agosto, según ha confirmado Eurostat.

Se mantiene al mismo nivel que un año antes y cumple con las previsiones del mercado. En tasa intermensual, el IPC subió un 0,2% frente a una caída del 0,6% en julio.

La inflación mensual en la eurozona se situó en el 0,2 %, mientras que en España fue del 0,0 %.

En el conjunto de la Unión Europea, la inflación interanual se mantuvo sin cambios en el 2,9 % en agosto, mientras que en términos mensuales se situó en el 0,2 %.

Los principales componentes que presentaron las tasas interanuales más elevadas en agosto fueron los transportes (5,6 %), la vivienda (4,9 %) y las bebidas alcohólicas y el tabaco (3,1 %), en tanto que las más débiles se registraron en el vestido (-2,8 %), las comunicaciones (-1,8 %) y el ocio y la cultura (0,4%).

En concreto, los subíndices que más tiraron de la inflación interanual hacia arriba fueron los combustibles para transporte (0,52 puntos porcentuales), los combustibles líquidos (0,18 puntos) y la electricidad (0,14 puntos).

En España se produjo una caída de tres décimas en agosto con respeto a julio, hasta situarse en el 2,7 %.