El presidente de Metrovacesa, Joaquín Rivero, reconoció hoy que el crecimiento de la inmobiliaria y su permanencia en el Ibex 35 pueden verse afectados por la división de poderes y la composición accionarial de la compañía que se desprenda de la 'batalla' de ofertas públicas de adquisición de acciones (OPAs) actualmente abierta por su control.
Rivero mostró su temor a que la familia Sanahuja, primer socio del grupo con un 24,2% del capital y que tiene formulada una OPA por otro 20%, pretenda oponerse a iniciativas de crecimiento de la empresa, sobre todo de tipo corporativo, para evitar que se diluya su participación en la compañía. En este sentido, el presidente de la sociedad y promotor de la OPA competidora a la de los Sanahuja recordó que esta familia ya se manifestó en contra de una emisión de obligaciones y de una eventual compra de Colonial. No obstante, Rivero mostró su confianza en que la filosofía de acuerdo que siempre ha presidido el consejo de Metrovacesa y el juego de mayorías impida perjudicar el desarrollo futuro de la compañía. Asimismo, y respecto a su continuidad en el selectivo de la Bolsa de Madrid, avanzó que la inmobiliaria ya prepara un plan para garantizarla con distintas medidas dirigidas a aumentar la liquidez de sus títulos.