La inquietud continúa en aumento en Alemania frente a la fortaleza del euro, lo que podría forzar al gobierno a revisar sus previsiones de crecimiento. Lo ha reconocido el secretario de Estado de economía, Walther Otremba, en una entrevista con el diario Handelsblatt. A su juicio, "si la cotización del euro persiste en ser elevada, será imposible impedir los efectos negativos para las exportaciones". Además, señala que el gobierno deberá reexaminar asimismo sus previsiones de crecimiento, algo que podría ocurrir en enero.