El Ministerio Fiscal reiteró hoy durante la exposición de su informe de calificación en el juicio oral la responsabilidad civil subsidiaria de 'La Caixa' y de Caja Madrid Bolsa. El fiscal fijó la cifra a reclamar a la entidad catalana en 27,04 millones de euros por la participación directa de dos de sus empleados y legó al tribunal la determinación de la cantidad a desembolsa por la caja madrileña. Esta distinción se debe a la diferenciación de la participación de ambas en el fraude de Gescartera, que dejó un desfase patrimonial de 50,2 millones de euros. En el caso de 'La Caixa', el fiscal se acoge a la participación de los empleados de la sucursal de Majadahonda, imputados en la causa, Miguel Prats y José Alfonso Castro, así como a la responsabilidad de la entidad de controlar su actividad. Según explicó el fiscal, Vicente González Mota, estos empleados "permitieron" a los responsables de Gescartera operar a través de cuentas globales con los fondos de los clientes y "colaboraron" en la falsificación de la documentación que la agencia de valores entregó ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para justificar la presencia del dinero.