La farmacéutica Sanofi-Aventis tiene previsto cerrar una sede administrativa situada en el centro de París en la que trabajan cerca de un millar de empleados, que serán transferidos a otros emplazamientos del grupo en las afueras de la capital. La sede, situada en el distrito XII de la capital francesa, alberga las estructuras de marketing y las actividades internacionales, informó hoy el diario "La Tribune".