Los líderes políticos de la eurozona accedieron a las exigencias de España e Italia abriendo la vía a la recapitalización directa de la banca mediante el uso de los fondos europeos de rescate para comprar deuda de países bajo presión.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea pactaron además el préstamo a España para sanear sus bancos no tenga preferencia de cobro ante otros tenedores de deuda española.

España e Italia lanzaron un órdago a toda la UE y, en especial, a Alemania frenando la aprobación oficial del pacto de crecimiento negociado por los Veintisiete -que incluye un plan de impulso económico de 120.000 millones de euros- mientras no se les ofreciesen soluciones a corto plazo para las dificultades de financiación que viven.

La posibilidad de que se use el fondo europeo de rescate para recapitalizar de forma directa la banca sin pasar por el Estado elimina la carga que eso supondría para las cuentas públicas.

Esa opción estará disponible una vez que se haya creado un supervisor bancario europeo, con la implicación del Banco Central Europeo (BCE), aunque estará sujeta a «condiciones muy estrictas». La supervisión tendría dos niveles: el europeo y el nacional, pero el primero tendría la "responsabilidad última" y, por tanto, la autoridad en materia de supervisión sobre "todos" los bancos, así como poderes para intervenir de manera preventiva, señala el informe.

Según el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, la vía podría estar disponible antes de fin de año.
España obtuvo, además, un acuerdo por el cual el préstamo de hasta 100.000 millones de euros que recibirá de sus socios para sanear sus bancos se iniciará a través del fondo de rescate temporal (FEEF) y pasará luego al fondo permanente (MEDE) con las mismas condiciones. Es decir, la eurozona renuncia a ser acreedor preferente para facilitar la financiación de España en los mercados, que habían recibido negativamente el plan inicial, según el cual el Estado debía atender el pago de ese préstamo antes que el resto de la deuda pública que coloca.

Por otro lado, la UE ha pedido lanzar lo antes posible los bonos proyectos propuestos por la Comisión Europea y por valor de 4.500 millones. Estos bonos servirán para financiar proyectos clave en sectores como el transporte, la energía y las infraestructuras de banda ancha.

Según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, comenta que "las noticias positivas de la cumbre favorecerán al Ibex 35 y al MIB italiano principalmente". Los futuros de la bolsa vienen ya positivos. De momento, los CDS (seguros sobre el impago de la deuda) ceden con fuerza en Europa, especialmente en los países periféricos más presionados por el mercado:

CDS DE PAÍSES QUE MÁS CAEN: