Las dificultades económicas ante la crisis que arrancó a finales de 2007 relanzaron la evasión fiscal en España durante el pasado ejercicio, con lo que la economía sumergida total alcanzó el 23,3% del PIB, 0,7 puntos porcentuales más que en 2008, el equivalente a 244.918 millones de euros, según los últimos datos publicados por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).