El primer ministro ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy que la economía nacional se contraerá un 8,5 por ciento este año, pero crecerá un 3 por ciento en 2010. "El Producto Interior Bruto (PIB) caerá en torno al 8,5 por ciento. Aunque las magnitudes son graves, de todos modos no son tan grandes como se pronosticó en un primer momento", señaló Putin durante una reunión del Gobierno, citado por las agencias rusas.