El Producto Interior Bruto (PIB) francés cayó un 1,1 por ciento en el cuarto trimestre de 2008, según los datos revisados publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que mantuvo que el crecimiento anual de la economía fue del 0,7 por ciento. En su anterior publicación, el INSEE había situado el descenso del PIB los últimos tres meses del año pasado en el 1,2 por ciento, tras el crecimiento del 0,1 por ciento registrado en el tercer trimestre.
Los gastos de los hogares subieron un 0,3%, mientras que las existencias de las empresas disminuyeron un 1,4%, en particular en las no financieras, donde la bajada fue del 2%, señaló Estadística en un comunicado.

Las exportaciones retrocedieron un 3,5%, mientras que las importaciones se redujeron un 2,3%, lo que dejó el saldo exterior en una contribución negativa del 0,3% a la evolución del PIB en el cuarto trimestre de 2008.

El poder adquisitivo del capital disponible por los hogares aumentó un 0,9%, según el INSEE.

Estadística anunció la semana pasada que, según sus previsiones, la economía francesa caerá un 1,5% en el primer trimestre de 2009 y un 0,6% en el segundo, al tiempo que marcó en el 2,9% la bajada del PIB en el conjunto del presente año.

El Gobierno, por su parte, calcula una bajada del 1,5% del PIB en 2009 para volver al saldo positivo del 1% en 2010.