La economía española creció un 4% en el segundo trimestre del año, una décima por debajo de la registrada en el trimestre precedente, según el último Boletín Económico del Banco de España. Este organismo destaca la fortaleza de la inversión en bienes de equipo, para la que prevé tasas de crecimiento superiores al 11%.
Así lo afirma el organismo regulador, que señala que este resultado refleja una "suave" moderación de la demanda nacional, tanto del gasto en consumo como de la formación bruta de capital fijo. En este sentido, destaca la "fortaleza" de la inversión en bienes de equipo para la que prevé tasas por encima del 11%, mientras que la inversión en construcción registraría una desaceleración "algo más marcada", con ritmos de aumento en el entorno del 5%.