El Producto Interior Bruto (PIB) ha registrado un crecimiento interanual del 4,1 por ciento de enero a marzo. Se trata de una décima más que en el trimestre anterior. Este repunte de la economía se debe a una aportación menos negativa del sector exterior (-0,7 por ciento) y a un crecimiento de la demanda nacional, que se ha situado en el 4,8 por ciento.
En términos intertrimestrales, el PIB ha registrado un crecimiento del 1,1 por ciento, una décima menos que en el trimestre anterior.