El Producto Interior Bruto (PIB) chino crecerá el 10,8 por ciento en 2007, lo que supondría el crecimiento más alto de los últimos 12 años, según un informe del banco central del país. Entre tanto, la inflación será del 3,2 por ciento, por encima del 1,5 por ciento del año pasado y del objetivo del 3 por ciento fijado por el Banco Popular de China (central) para este ejercicio. En el primer semestre de este año, el informe de la entidad monetaria vaticina un crecimiento del 11 por ciento y una inflación del 3 por ciento.