La economía australiana se contrajo por primera vez en ocho años, al registrar una caída del Producto Interior Bruto del 0,5% en el último cuatrimestre del año. La Oficina Australiana de Estadística atribuyó la contracción a un "ajuste estacional" y recordó que el país no se encuentra aún en recesión.