Los jefes de Estado de la OPEP se comprometieron el domingo a proporcionar suministros de petróleo "adecuados, suficientes y oportunos" al mercado, al término de una cumbre celebrada en Riad que finalizó con una fuerte división política con respecto a la debilidad del dólar.
Los altos precios han llevado a los países consumidores a pedir que el grupo de exportadores produzca más petróleo, pero los ministros del ramo de la OPEP dijeron en Riad la semana pasada que cualquier decisión sobre un aumento de la oferta se dejará para una reunión en Abu Dabi prevista para el 5 de diciembre. Si bien la caída del dólar en los mercados mundiales ha ayudado a alimentar el repunte del petróleo a un máximo de 98,62 dólares la semana pasada, también ha erosionado el poder adquisitivo de los miembros de la OPEP. La declaración final no incluyó ninguna referencia a los problemas del dólar, en una aparente victoria para los moderados aliados de Estados Unidos, liderados por Arabia Saudí. Pero Irán y Venezuela dejaron claro antes y después de la cumbre que continuarán presionando para esta medida, lo que podría incluir fijar el precio del crudo en base a una canasta de monedas. Esta decisión supondría un golpe político contra Estados Unidos, enfrentado diplomáticamente con ambos países.