El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo que la crisis crediticia iniciada en Estados Unidos ha tenido este año, por el momento, 'sólo un impacto mínimo' en el crecimiento de la zona euro, pero no descarta que la actividad económica pueda verse afectada en el futuro. 'En 2007 el impacto fue mínimo, en 2008 podría ser mayor', dijo Juncker durante una comparecencia en la comisión de asuntos monetarios del Parlamento Europeo. Añadió que la situación económica ha sido 'bastante buena' en la eurozona este año y el pasado. No obstante, advirtió de los riesgos en las previsiones de crecimiento, incluida la volatilidad de los mercados de divisas. Agregó que los principales agentes económicos necesitan 'mantener a la vista' los movimientos en los mercados de divisas. Juncker dijo que está 'cada vez más preocupado' por los riesgos sobre la inflación en la economía de la zona euro, aludiendo a la escalada de precios del petróleo. Añadió que apoya la 'actual política' de los bancos centrales europeos para contener las presiones inflacionistas.