La Comisión Europea señala que el indicador de confianza económica ha bajado de 110 en agosto a 107,1 puntos en septiembre, ligeramente por debajo de los 109,1 previstos por los analistas. En cuanto al índice de clima empresarial, ha bajado de 1,37 puntos en agosto a 1,09 en septiembre. Para este último dato se esperaba un descenso de 1,32. El dato de agosto se revisó a la baja, pues antes se situaba en el 1,41.
La Comisión Europea señala que pese a los descensos del tercer trimestre, el indicador sigue muy por encima de su media a largo plazo. La Comisión atribuye el descenso a un pronunciado empeoramiento de la valoración que hacen los directivos industriales de su cartera de pedidos y de la tendencia de producción observada en los últimos meses.