La compra de Iberia por parte de British Airway (BA), en unión con el fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) y los españoles Vista Capital, Ibersuizas y Quercus, crearía la segunda línea aérea más grande de Europa y una de las diez más importantes del mundo.
La nueva Iberia-BA estaría en el mercado europeo sólo por detrás de KLM-Air France y por delante de la alemana Lufthansa, mientras que en el mundo competiría con éstas y con las americanas Delta, Continental, United Airlines, Northwest y America Airlines, así como con la nipona Japan Airlines. KLM-Air France transporta anualmente una media de 70 millones de pasajeros, mientras que unos 54 millones viajan con Lufthansa, y la unión de Iberia y BA supondría, en conjunto, una media superior a los 60 millones anuales. American Airline transporta una media de 77,7 millones de pasajeros, Delta unos 75 millones de viajeros, United Airlines, cerca de 65 millones, Northwest, unos 60 millones, Continental más de 34 millones y Japan más de 50 millones. Fuentes próximas a la operación indicaron a EFE que el mercado está "expectante" ante la decisión que pueda adoptar el Consejo de Administración de Iberia en su reunión de mañana, jueves, de entregar o no la documentación solicitada por los interesados a la aerolínea española. El Consejo de Administración de Iberia tiene previsto celebrar una reunión ordinaria para tratar "temas comunes y normales", señaló un portavoz de la compañía a EFE, aunque fuentes del sector indicaron que se espera que tome una postura ante la oferta de British Airways. La aerolínea británica ha anunciado que va a solicitar inmediatamente información fiscal y financiera para llevar a cabo una auditoría (due diligence) y decidir en dos o tres meses si lanza definitivamente una oferta sobre el cien por cien de Iberia. La operación lanzada por BA y los fondos de capital riesgo, contemplan el mantenimiento del 10% por parte de los británicos, y el 39% restante del tramo internacional en manos de TPG, hasta alcanzar el 49% de Iberia. En cuanto a los tres fondos españoles que controlarán el 51% restante y gracias a ello se mantendrá la "españolidad" de la compañía, Vista Capital aspira a tener entre el 20 y el 30% de la misma, repartiéndose el resto entre los otros dos. Vista Capital está formado al 50% por el Banco de Santander y por el Royal Bank of Scotland; Ibersuizas tiene relación, entre otras entidades, con FCC, La Seda de Barcelona, Hansa Urbana y Selenis, mientras que Quercus es un fondo de capital riesgo del fondo del grupo de alimentación Agrolimen, que posee el 20% de Clickair, la aerolínea de bajo coste de Iberia. A esta empresa pertenecen, entre otras, Gallina Blanca, Affinity, Caldos y Sopas, y La Sirena. El núcleo duro de Iberia posee el 36,50% del capital de la compañía, que está repartido entre British Airways que tiene el 10%, Caja Madrid, el 10%, BBVA, el 7,07%, Logista el 6,49%, El Corte Inglés, el 2,90%, y varios fondos y entidades financieras, el 0,64%. El resto del capital está en manos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), un 5,2%, y el 57,99 restante en bolsa. Dos de los accionistas, BBVA y Logista, han anunciado que piensan vender su participación y no entrar en ninguna operación de posible compra de Iberia. La aerolínea fue el valor que más cayó hoy en la bolsa, al cerrar a 3,88 euros por acción.