La compañía, que esperaba recibir hoy la aprobación por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha achacado el retraso a la agenda del supervisor, según indicó una fuente oficial del grupo hotelero. La empresa, quiere colocar hasta un 70% de su capital entre inversores institucionales, lo que conllevará la desinversión parcial de la sociedad de capital riesgo Dinamia y su gestora, N+1, que cuentan con una participación del 30% cada una.