El Ministerio de Industria ha encargado a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que fije en un plazo de 15 días la cantidad que las compañías eléctricas deberán devolver por los derechos de CO2 asignados de forma gratuita y repercutidos en el precio de la electricidad a los consumidores. Esta cantidad, que podría rondar los 1.100-1.200 millones de euros, irá destinada a compensar el déficit tarifario (desfase entre los ingresos regulados y los costes de generación de energía) del año 2006.