La Comisión Europea pedirá a España mañana que sitúe el déficit público por debajo del 3% del PIB en 2012, una demanda que tiene en cuenta la brusca ralentización de la economía española y la abultada desviación del saldo presupuestario respecto a ese límite. El Ejecutivo comunitario tiene previsto aprobar mañana sus recomendaciones para los cuatro países de la zona del euro que han incurrido en déficit excesivo: España, Francia, Irlanda y Grecia.
Bruselas dará a España hasta 2012 para salir de esa situación, un año más de lo que había anticipado el Gobierno, según EFE.

Tras tres años consecutivos con superávit, el déficit público español se situó el año pasado en el 3,8% del PIB, por encima del límite del 3% que establece el Pacto de Estabilidad.

En 2009 seguirá creciendo, hasta llegar al 5,8% del PIB, según el Gobierno (la previsión de la Comisión lo eleva hasta el 6,2%).

Madrid prevé que empiece a reducirse en 2010, hasta el 4,8% (Bruselas, más pesimista, cree que se situará en el 5,7%) y que siga bajando en 2011, hasta el 3,9%.

Como normal general, el Pacto de Estabilidad establece que la corrección del déficit excesivo debe completarse en el ejercicio siguiente a producirse, "a no ser que concurran circunstancias especiales".

En el caso español, la Comisión cree que se dan circunstancias excepcionales que aconsejan alargar el plazo y apunta, en concreto, a la fuerte caída del crecimiento y al tamaño de la corrección presupuestaria requerida.

Así, hace hincapié en que el PIB español ha pasado de crecer el 3,7% en 2007 al 1,2% en 2008 y, según las últimas previsiones de Bruselas, en 2009 caerá el 2% y el 0,2% en 2010.

En su análisis, el Ejecutivo de la UE alude a la significativa contracción del sector de la construcción "hacia niveles de actividad más sostenibles", un factor que, unido a otros, conllevará que la tasa de crecimiento a medio plazo sea bastante inferior a la de los años precedentes de la recesión.

Además, resalta que, para situar el déficit público por debajo del 3% del PIB en 2010, haría falta una mejora en relación a 2009 cercana a 3 puntos porcentuales.

En principio, la Comisión está de acuerdo con la senda de progresiva reducción del déficit planteada por las autoridades españolas en su Programa de Estabilidad para el periodo 2008-2011, pero advierte de que puede ser necesario un esfuerzo de ajuste mayor del previsto.

Deja claro, eso sí, que el fuerte impulso fiscal que tendrá lugar en 2009, en el marco del plan europeo de reactivación económica, deberá ser completamente revertido en 2010.

Bruselas recomienda al Gobierno que cumpla de manera rigurosa sus compromisos en materia presupuestaria y le insiste en que debe estar preparado para adoptar nuevas medidas de corrección en caso de que se materialicen los riesgos a la baja para sus previsiones.

El Ejecutivo comunitario propone dar a España hasta el 24 de octubre de este año para especificar las medidas que adoptará para avanzar por la senda de corrección solicitada.

Una vez aprobadas por la Comisión, estas recomendaciones deberán ser ratificadas por el Ecofin (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE).

Previsiblemente, esto sucederá en la reunión informal que mantendrán los próximos 3 y 4 de abril en Praga, para su aprobación oficial en cualquier reunión formal de ministros que se celebre a partir de esa fecha.