La Comisión Europea  afirma hoy que aguarda a que las autoridades alemanas ultimen las medidas de apoyo a Commerzbank para poder pronunciarse sobre ellas, y rechazó las críticas del Gobierno alemán en cuanto a que fue más favorable en su decisión sobre las garantías holandesas a ING. El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, criticó este fin de semana en Praga la tardanza de la comisaria europea de Competencia, la holandesa Neelie Kroes, en tomar una decisión sobre las ayudas públicas otorgadas a Commerzbank para no sucumbir ante la crisis económica mundial. Además, apuntó que la Comisión emitió más rápidamente su decisión sobre las medidas de apoyo de Holanda al banco ING.
El portavoz comunitario de Competencia, Jonathan Todd, aseguró hoy en rueda de prensa que Kroes quedó "muy sorprendida" por los comentarios de Steinbrück. En ese sentido, señaló que si éste hubiera hablado con la comisaria "habría podido constatar que se están llevando a cabo contactos cercanos con las autoridades alemanas" sobre Commerzbank, unas conversaciones que calificó de "muy constructivas".

Además, indicó que ambas partes han acordado que el contenido de estas discusiones sea "discreto y confidencial", por lo que "no vamos a empezar a hablar de los detalles", comentó.

Todd aseguró que "los contactos van a continuar", y que tan pronto como las autoridades alemanas hayan concluido sus planes de apoyo a la entidad, la CE "podrá entonces posicionarse y tomar una decisión".

Commerzbank es el primer banco alemán en ser nacionalizado parcialmente, después de conseguir en enero una inyección de capital adicional de 10.000 millones de euros de los fondos estatales de ayuda al sector bancario, tras recibir a finales del pasado año una inyección de capital público de 8.200 millones de euros.

En cuanto al supuesto trato preferente a ING, Todd recordó que Kroes abrió recientemente una investigación sobre las medidas de apoyo holandesas concedidas a la entidad, "por lo que es un tanto sorprendente que Steinbrück diga que la CE está siendo suave con ING", concluyó.

La Comisión autorizó la semana pasada a Holanda a ofrecer a ING una garantía sobre su cartera de activos no líquidos, pero sólo de manera temporal, hasta que complete una investigación en profundidad para determinar si la medida es compatible con la legislación comunitaria.

El Estado holandés acordó en enero pasado garantizar una cartera de alrededor de 39.000 millones de dólares (casi 30.000 millones de euros) en activos problemáticos de ING