El Ejecutivo comunitario reiteró hoy que exigirá un "respeto escrupuloso" tanto de las reglas de mercado interior como de las ayudas de Estado en la reestructuración de General Motors Europe, y que velará para que "no haya condiciones" vinculadas al mantenimiento de las factorías para la concesión de las ayudas. La Comisión Europea no ha recibido todavía por parte de las autoridades alemanas los detalles financieros de la operación de venta del constructor automovilístico Opel al fabricante canadiense de componentes Magna y cuando lo haga los examinará "cuidadosamente.