La Comisión Europea ha dado luz verde a la adquisición conjunta del fabricante italiano de motores VM Motori SpA (VMM) por parte de las empresas americanas Penseke Corporation y General Motors Corporation. Lo hace tras comprobar que la operación no implica riesgos significativos para la competencia en el espacio económico europeo. La operación, que se notificó a Bruselas el pasado 6 de agosto, ha sido analizada por el Ejecutivo comunitario a través del procedimiento simplificado, utilizado para tramitar determinadas operaciones de concentración poco problemáticas.