La entidad catalana ha anunciado que obtuvo un beneficio de 1.510 millones de euros en 2009, un 16,2% menos que los 1.802 millones que obtuvo en 2008. La tasa de morosidad, por su parte, alcanzó el 3,42%, frente al 2,48% del cierre de 2008. La morosidad, sin embargo, ha bajado respecto al último trimestre, cuando se situó en el 3,45%.