La banca española redujo su beneficio un 9,8% en el ejercicio 2009, hasta 14.943 millones de euros, y situó su tasa de morosidad en el 4,07%, frente a la del 2,41% de un año antes, según los datos presentados por la Asociación Española de Banca (AEB), que hoy reeligió como presidente a Miguel Martín en su asamblea general para un mandato de otros cuatro años. La patronal de los bancos explicó esta disminución del beneficio por el "notable esfuerzo en provisiones y dotaciones de 24.241 millones de euros y una sustancial mejora, cualitativa y cuantitativa de la solvencia", que se estableció en el 13,4% según los criterios de Basilea. El core capital se situó en el 8,4%.