Los bancos y las cajas de ahorros en España han dejado de ingresar 3.500 millones de euros en los últimos cinco años por la rebaja de las comisiones que han aplicado a los comercios por el uso de las tarjetas de pago. El acuerdo auspiciado por la Administración que firmaron hace cinco años el sector financiero y el comercial estableció un descenso global del 60% de las tasas de intercambio que pagaban las tiendas por el uso de las tarjetas.