El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo el martes en una conferencia monetaria que los bancos españoles no son inmunes a los problemas de los mercados crediticios si las turbulencias persisten. "Si las turbulencias persisten, esto hace que la financiación sea más cara para todos los bancos españoles en los mercados internacionales", explicó. A continuación afirmó que "el sistema de bancos españoles no es inmune a los problemas si los graves desequilibrios macroeconómicos de materializan, o si la actual situación persiste". Además, el también miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) advirtió sobre un endurecimiento de las condiciones crediticias en el sistema bancario español, así como de un aumento "fuerte" de la inflación. "Aunque el sistema de bancos españoles es inocente, eso no significa que no pagará las consecuencias de que los mercados no funcionen", añadió. "Es evidente, en base a todos los datos españoles, que hay una desaceleración (económica) más fuerte de la esperada". El secretario de Estado de Economía, David Vegara, también reconoció que la turbulencia en los mercados financieros se ha intensificado y la desaceleración en España ha sido más pronunciada que lo previsto.