La aportación de la industria española de fabricación de automóviles al Producto Interior Bruto (PIB) nacional cayó el pasado año casi un punto y medio, hasta situarse en el 3,5%, frente al 4,9% registrado tanto en el ejercicio de 2007 como en el de 2006.
La facturación de los fabricantes de automóviles se redujo el pasado año un 25,8%, hasta situarse en 38.421 millones de euros.