Kraft Foods, el segundo fabricante de alimentos mundial, está en conversaciones para conseguir financiación por 8.000 millones de dólares para comprar la británica Cadbury, según recoge Bloomberg de dos fuentes conocedoras. Citi y Deutsche Bank son los bancos encargados de conseguir un préstamo puente que será amortizado con la venta de bonos de alta calificación.