Los mercados aún no han inflingido un castigo exagerado ni a los mercados, ni a la deuda española por el conflicto politico con Cataluña. Pero conforme se acerca el día del referendum, las distintas firmas de análisis comienzan a mostrar su preocupación.

El Ibex 35 ha sido el peor índice de renta variable de Europa desde que se conoció la fecha del referéndum, aunque el castigo ha sido peor en este último mes, conforme se acercaba la fecha. Por el momento, no obstante, el efecto de la tensión política en la renta fija no ha sido tan acusado.

Este viernes, Markus Allenspach, director de renta fija de Julius Baer, escribe una nota a sus clientes en la que explica que el mercado de bonos europeos está muy parado a la espera de que se conozca qué va a ocurrir a partir del domingo en Cataluña.

Explican en la entidad que los bonos europeos han subido en septiembre, impulsados por la retórica de la FED y la intención del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de poner en marcha la esperada reforma fiscal. También ha sido positivos los buenos datos económicos de la eurozona.

En opinión de estos analistas que hay “un aumento del malestar en el mercado por el posible incremento de la tensión política  ante el referéndum por la independencia que tendrá lugar este domingo en la comunidad de Cataluña”.

Señalan las encuestas dejan ver que la mayor parte de los ciudadanos rechazan la independencia pero en opinión de esta gestora extranjera, “al mismo tiempo, el gobierno de Madrid está adoptando medidas duras para impedir el referendum. “Es justo decir-dicen- que el  mercado de bonos no ha golpeado a los bonos españoles hasta ahora. Cualquier escalada de la violencia en la región española, de cualquier forma, debería ser negativa para la deuda española”, alertan estos expertos.

Por esta razón, los expertos afirman que “estamos negativos en la renta fija soberana de los países centrales ya que creemos que están muy distorsionados por las compras del BCE. Dicho esto, no podemos descartar escapadas a activos refugios si la disputa en Cataluña empeora, dicen”.

Bonos españoles