JP Morgan Asset Management mantiene su apuesta de sobreponderar Europa, Estados Unidos y Japón, según ha reconocido Manuel Arroyo, director de Inversiones de la gestora. En su opinión, las bolsas presentan una buena proyección alcista gracias, entre otros, al sostenimiento que suponen las inyecciones de capital de los bancos centrales. 

Perspectivas macroeconómicas
Durante un desayuno informativo, Manuel Arroyo consideró que actualmente existen “menos riesgo que en el año 2012” a tenor de tres aspectos fundamentales: el riesgo de una ruptura del euro es mucho menor, la respuesta al ‘fiscal cliff’ se encuentra ya sobre la mesa y, por último, China (a pesar de presentar una tasa de crecimiento del 7,7%, por debajo de las estimaciones) será capaz de manejar su crecimiento. Eso sí, confiesa que “Francia es el país que más les preocupa” debido a los últimos datos macroeconómicos que está presentando.

A nivel global, JP Morgan AM valora el primer trimestre como “positivo”, con la sola excepción de las economías emergentes que ahora “comenzarán a recuperarse sin ningún problema”. En términos generales, “veremos menos inflación que en 2012, así como bajadas de tipos de interés de alguno de los principales bancos centrales”.

Respecto a Estados Unidos, Arroyo destaca –en línea con otras casas de análisis- los dos factores clave que marcan una mejora de la economía norteamericana como son una mayor tasa de creación de empleo y la recuperación del mercado inmobiliario. El director de Inversiones de JP Morgan AM destaca un dato que considera “muy importante” como es el hecho de que “los activos totales de los hogares”, esto es, su riqueza, “son los más elevados desde el año 2007”. Además, asegura que “los intereses que dedican las familias estadounidenses a pagar sus hipotecas es la más baja de los últimos 30 años”.

El análisis respecto a la economía europea dista con mucho de la estadounidense. “No pensamos que vaya a mejorar”, dice Arroyo, del mismo modo que “tampoco será ya el origen de los problemas económicos”. En su opinión, “Europa no volverá a una senda de crecimiento hasta finales de este año o principios del 2014”. Otra cuestión es la tasa de desempleo respecto a la que no existe ningún tipo de esperanza y que golpea con especial virulencia a España de la que, asegura, “no saldrá de la situación de recesión” dado que es imposible que lo haga cualquier país que “registra una tasa del 27% de paro, donde uno de cada cuatro españoles no tienen trabajo y la mitad de los jóvenes se encuentran en desempleo”.

En cuanto a la última cumbre del Eurogrupo, Manuel Arroyo asegura que “las decisiones importantes sobre la unión bancaria se han retrasado para el mes de junio”. En la cara de la moneda coloca “prórroga de siete años” que Bruselas ha concedido a Portugal e Irlanda y que ha sido “una sorpresa muy positiva”.

Asimismo opina que lo ocurrido en Chipre “ha sido un caso especial” puesto que “era el único país que cumplía con una serie de condicionantes tales como el tamaño del sector financiero, el tipo de activos o el grado de endeudamiento del país”. El analista lamenta únicamente que “no se gestionara de otra manera para generar menos volatilidad en los mercados”.


Japón
“El tamaño del programa del BoJ supone 2/3 del aprobado por la FED y supone un 33% del PIB nipón, frente al 19% que representa sobre el PIB estadounidense”, asegura Manuel Arroyo. Con estas proporciones, desde JP Morgan AM consideran que tiene “tamaño suficiente” como para “afectar a todos los mercados”. “Es muy posible que estas medidas empujen a la gente a comprar riesgo”, afirma.


Mercados
“Nos gusta Estados Unidos, Europa y Japón”. La gestora asegura que puede producirse un mayor interés respecto a los sectores cíclicos, tales como la energía, que en los últimos años han estado infraponderados en las carteras. En términos mundiales, el sector energético experimenta una rentabilidad del 5,4%, habiendo subido tan sólo un 73,2% desde mínimos y es el tercer sector que menos se ha revalorizado en el último año.

“En un entorno de expansión moderada, con baja inflación y los bancos centrales inyectando liquidez a la renta variable aún le queda recorrido”, asegura Arroyo.

Las bolsas emergentes presentan un interesante potencial teniendo en cuenta que aún están baratas. “Su valor en libros está por debajo de 2” sobre una horquilla de 1/3 en la que a partir del 3 comenzarían a estar caras.

Preguntado Manuel Arroyo si contemplaba un posible cambio de política monetaria en la Reserva Federal tras la salida de Ben Bernanke considera que “es pronto para anticiparse”. Desde la gestora se basan en datos proporcionados por la propia FED en los que cifran el objetivo de la tasa de paro en un 6,5% para comenzar a retirar los estímulos. Según proyecciones de JP Morgan, esto no se producirá hasta mayo del año 2014 con una creación de empleo rápido o en el supuesto contrario habría que esperar hasta 2015.


Oro
Según Arroyo, la caída pronunciada de esta última semana en el precio de la onza de oro se puede deber a tres factores fundamentales: Chipe podría estar vendiendo sus reservas de este metal dorado para hacer frente a parte de la deuda, los inversores podrían vender para protegerse de la inflación y, por último, hay quien pueda comenzar a pensar que “no tiene mucho sentido comprar un activo refugio” en los momentos actuales por los que atraviesa la renta variable.