La compañía aérea nipona Japan Airlines (JAL) registró en el año fiscal 2008, que finalizó en marzo, una pérdida neta de 63.190 millones de yenes (477 millones de dólares), debido a la reducción del tráfico aéreo por la crisis global. JAL dijo también que prescindirá de 1.200 personas a finales del actual ejercicio fiscal, en marzo de 2010, para recortar los gastos de personal y mejorar sus cuentas de resultados. La aerolínea japonesa volvió a los números rojos después de haber registrado un beneficio neto de 16.920 millones de yenes (128 millones de euros) en el anterior ejercicio fiscal y, previamente, dos años consecutivos de pérdidas. En sus cuentas de resultados, JAL acusó especialmente la caída del número de viajeros en sus vuelos internacionales, debido a los efectos de la crisis global.