El presidente de Japan Airlines, Haruka Nishimatsu, urgió hoy a los jubilados de la compañía aérea a aceptar una rebaja del 30% de sus pensiones, petición que asciende al 50% en el plan de jubilación de los actuales empleados con el fin de conseguir una inyección de capital público para finales de enero.