El Tesoro italiano ha colocado 9.500 millones de euros en la subasta de bonos celebrada hoy, superando las dudas que se habían generado en el mercado. Algunos analistas temían que la adjudicación se limitase a unos 8.000 millones de euros, después de los últimos síntomas de debilidad en la demanda de deuda pública europea.