Intel, el mayor fabricante mundial de semiconductores, dio a conocer su nuevo procesador hecho con una técnica de fabricación “en 3D” que aumenta el rendimiento de los chips hasta en un 37% a bajo voltaje.

El flamante procesador Ivy Bridge estará en producción para finales de este año, tal y como anunció hoy la compañía en un comunicado. Este chip es el primero que se basa en transistores Tri-gate 3D, un avance, planteado hace ya 10 años pero que aún no había sido desarrollado, que exprime los circuitos de 22 nanómetros en un pedazo de silicio.

“Este avance extenderá el liderazgo de Intel aún más sobre el resto de la industria de semiconductores”, dijo el directivo de la compañía Mark Bohr.

Aunque diseñado principalmente para las computadoras personales, la nueva tecnología podría ayudar a Intel a implantar sus procesadores, ya que utilizan menos energía, en teléfonos y otros dispositivos alimentados por baterías.

Aunque 8 de cada 10 PCs que se venden están basados en procesadores Intel, no hay teléfonos a la venta que cuenten con sus diseños. Los nuevos chips podrían consumir la mitad de la potencia de los modelos actuales, en cuanto a procesamiento, a la misma velocidad.

Y es que a más transistores en un chip, más información se puede manejar. Además, el hecho de que el embalaje de estos transistores esté más junto los hace más potentes, más baratos o con un bajo consumo de energía, dependiendo de las prioridades del diseñador.

En el Nasdaq, a las 21.44 hora española, Intel sube en torno al 2,09% hasta 23,53 dólares.