El mayor banco holandés ha registrado números rojos en el primer trimestre frente a beneficios el año anterior. Así ING ha perdido 793 millones de euros, frente a unas ganancias de 1.540 millones del mismo período del año anterior. Las pérdidas están ligeramente por encima de los previsto por los analistas que esperaban 553 millones de euros.