La economía española creció una décima más de lo calculado en los años 2003, 2004 y 2005 en términos de contabilidad nacional, según la actualización realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, esta revisión no ha variado el crecimiento real del PIB en 2006 establecido en el 3,9%.