Indra ha entrado en Arabia Saudí con un contrato de 1,1 millones de euros para implantar su sistema de gestión integral de centrales en la planta de ciclo combinado de Rabigh, en la costa del Mar Rojo. Las acciones de la compañía caen un 0,81 por ciento, hasta los 18,33 euros.