Tapiz de gala sobre el parqué español para recibir hoy los resultados de Inditex. La textil promete no defraudar y el mercado, convencido, descuenta una mejora de los beneficios y un posible aumento del dividendo, lo que daría alas al valor. Sin embargo, a futuro la debilidad del consumo europeo y el decreciente consumo emergente no dejan al valor exento de incertidumbre.

Este miércoles Inditex desfilará por una pasarela de resultados en la que promete deslumbrar, como ha hecho en las últimas presentaciones, en las cuales sus cuentas han superado expectativas gracias especialmente a las ventas en países emergentes y a las comparables en tiendas. Además, Sara Pérez Frutos, director general de Dracon Partners EAFI, valora que “su estrategia sigue siendo claramente ganadora frente a su mayor competidora, H&M, pues compite con ella a través de Zara, pero tiene otras marcas ganadoras, como Zara Home, o que cubren otros targets, como Bershka. De hecho, hasta Uterqüe, que ha tenido problemas para despegar, ya ha presentado números en línea con lo esperado en los últimos dos trimestres”.

Respecto a las cifras del tercer trimestre que nos desvelará hoy la compañía gallega, el consenso de los analistas recogido por Bloomberg prevé que las ventas de la cadena textil entre agosto y octubre asciendan a 3.580 millones, lo que situaría la cifra de negocio de los nueve primeros meses del ejercicio 2011-2012 en 8.866 millones, un 10,4% por encima de la registrada el mismo periodo del año anterior. La estimación para el beneficio trimestral es de 576,8 millones, lo que aumentaría un 9,66% las ganancias acumuladas entre febrero y octubre (1.293 millones). Pérez Frutos cree que “de las ventas en Asia y online le vendrán las sorpresas más positivas”. Para hacernos una idea de la magnitud de sus ganancias provenientes de la venta por Internet, en el último trimestre Inditex multiplicó por 3 los lucros en esta área.

Además, el mercado descuenta que Inditex haga partícipe a los inversores de su mejora de resultados y anuncie un aumento de su dividendo en un 21%, lo que elevaría su retribución anual de 1,6 euros a 1,95 euros por título.

Técnicamente su aspecto es prácticamente impecable, respaldado por su baja beta con el mercado, lo que ha hecho que la acción se desligara de la tendencia bajista del Ibex 35. Por ello, de cara a 2012, Soledad Pellón, estratega jefe de IG Markets, comenta que “es uno de los valores que podría aguantar el tirón”. Como explican desde Renta 4, “desde finales de 2010 desarrolla un canal alcista desde cuya parte alta desarrolla una corrección. Las correcciones han reaccionado al alza desde 59 euros, ratificando el soporte del pasado mes de octubre. La directriz bajista de esta corrección transcurre actualmente por 64,7 euros”. Por ello, “la superación de los 64,7 euros deja el camino técnicamente libre hasta los máximos de 68,5 euros, lo cual aprovecharíamos para Trading”. Y, para perfiles de medio plazo recomiendan “mantener”.

GRÁFICO ANUAL INDITEX:



A escasas semanas de terminar el 2011 Inditex se sitúa entre las compañías que más se han revalorizado, un 11,27% y parece que su potencial no está agotado. Según Sara Pérez Frutos, el precio objetivo de la acción “está entre 70 y 72 euros”, lo que redunda en un potencial de revalorización del 16% y supondría volver a los máximos históricos, tocados el 27 de octubre. Además, este año la empresa se vanaglorió por usurpar a Credit Agricole su puesto en el EuroStoxx 50, índice en el que comenzó a cotizar el 19 de septiembre.

Todo parece perfecto en el imperio de los Ortega, sin embargo, si nos paramos a pensar, la buena ventura de la compañía está basada en perspectivas de negocio y Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de ASINVER, se muestra escéptico y dice que “está por verse si la agresiva política de expansión y control de costes, que tan buenos resultados le ha dado en la fase anterior del ciclo económico, resulta suficiente para mantener a la compañía como top pick entre los gestores. El listón se coloca siempre muy alto para Inditex y el contexto económico actual debería hacernos tomar una posición relativamente prudente sobre la compañía”.

Además, no hay que olvidar que los mercados emergentes, principal terreno de expansión de la compañía, comienzan a ralentizar su consumo y, a pesar de que Inditex ha sabido cubrirse las espaldas de la debilidad de las ventas en España gracias a estos países, “la menor fortaleza de la demanda en Europa del Este y Asia amenaza la velocidad de crucero del buque insignia gallego”, dice el experto de ASINVER.

Este miércoles comprobaremos si Inditex no defrauda y logra mantener sus números marcando tendencia en la calle y en la renta variable española.