Iberpapel obtuvo un beneficio neto de 8,18 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que supone una mejora del 336% del beneficio logrado un año antes.

Entre enero y marzo, Iberpapel alcanzó unos ingresos de 64,1 millones de euros, un 20,1% más, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 11,37 millones de euros, un 93,19% superior al registrado en el primer trimestre de 2010.

En concreto, las venta de papel aumentaron un 20,84% debido tanto a la recuperación del precio medio de venta, aproximadamente un 2% desde finales de 2010, como al incremento de unidades físicas en un 4%. Las ventas de electricidad se elevaron un 24,92% entre enero y marzo, mientras que las de madera cayeron un 75%.

Mientras, la deuda neta del grupo papelero ascendió a 31 de marzo a 4,68 millones de euros, lo que signfica una reducción del 67,75% sobre el cierre del pasado año, con un índice de apalancamiento del 2,41%.