Iberdrola Renovables inauguró hoy en Corduente (Guadalajara) la primera central de biomasa forestal de España que, situada junto al Parque Natural del Alto Tajo, constituye la primera instalación del país que utiliza únicamente residuos forestales para generar energía eléctrica, con la principal función de evitar incendios y plagas. La ejecución de este proyecto, que se ha puesto en marcha tal y como estaba previsto a los dos años de empezar su planificación, ha sido posible gracias al esfuerzo y la colaboración de la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Corduente.