Iberdrola destinó 138 millones de euros a la innovación en 2007 y 2008, según consta en el Informe de Innovación de la eléctrica correspondiente a este periodo, en el que se identifican los objetivos prioritarios de la compañía en este ámbito. En concreto, el grupo orienta su actividad en innovación hacia proyectos que permiten crear nuevos negocios de valor y mejorar la eficiencia, así como optimizar los activos y contribuir al cuidado del medio ambiente.